Empresas de limpieza industrial

Una buena limpieza industrial es fundamental en cualquier fábrica. Mantener un entorno de trabajo limpio y ordenado es una cuestión que debe preocuparnos si somos dueños de una fábrica o trabajamos en una. Precisamente, las encargadas en este rubro son las empresas de limpieza industrial. Muchas veces tratamos de ahorrarnos algo de dinero encargando esta tarea a los empleados, pero es un error.

¿Qué es la limpieza industrial?

Una limpieza industrial es aquella que se lleva a cabo en cualquier fábrica o nave. Su objetivo es preservar las instalaciones y la salud de los trabajadores, así como conseguir la salubridad en los productos que allí se crean o almacenan.

Existen muchos tipos de industrias: farmacéutica, pesquera, alimentaria, textil, peletera, metalúrgica, automovilística… Por tanto, cada una tiene sus necesidades específicas. Así, la limpieza industrial puede incluir diferentes servicios:

  • Limpieza industrial de mantenimiento.
  • Limpieza en profundidad para fábricas.
  • Limpieza final de obra.
  • Servicios de limpieza de techos, paredes y conductos de ventilación.
  • Limpieza de oficinas, salas de espera y zonas de recepción.
  • Limpieza en altura de cristales y ventanas.
  • Limpieza de tuberías y arquetas.
  • Limpieza de baños.
  • Limpieza de maquinaria y cadenas de producción.
  • Limpieza de frigoríficos y otras zonas de almacenaje.
  • Limpieza de zonas de carga y descarga, de garajes y aparcamientos.
  • Sistemas de control de plagas y limpieza después de llevar a cabo esta tarea.
  • Tratamiento de residuos.

Ventajas de una buena limpieza industrial

Contar con estos servicios de limpieza es imprescindible en cualquier fábrica. Además, nos aporta numerosas ventajas:

  • Nos ayuda a tener nuestra empresa en orden, de forma que, cuando llegue una inspección, no tendremos de qué preocuparnos. Prevenir es la mejor manera de evitar multas y sanciones.
  • Estos servicios nos ayudan al buen mantenimiento de nuestra empresa. Si nuestra fábrica está limpia, la maquinaria específica y los sistemas de ventilación y refrigeración, funcionarán correctamente.
  • Una limpieza correcta nos asegura la salubridad y calidad en los productos que fabricamos. Especialmente si se trata de alimentos.
  • Garantiza que los trabajadores gocen de salud y que no estén expuestos a riesgos innecesarios, que pueden derivar en enfermedades o accidentes laborales.
  • En realidad, esta es solo una pequeña lista de los beneficios que conseguimos con una buena limpieza industrial. Pero si nos paramos a pensarlo con detenimiento, nos daremos cuenta de que contar con estos servicios nos reporta más ventajas de las que creemos.

Técnicas de limpieza industrial más frecuentes

Las técnicas empleadas para limpiar las empresas pertenecientes a este sector no siempre son las habituales. Algunas son un poco más complejas. Precisamente, las encargadas en este rubro son las empresas de limpieza industrial.

Limpieza manual. Se trata de la limpieza que podemos llevar a cabo en cualquier instalación. Se realiza con cepillos, fregonas, estropajos y trapos. Suele aplicarse esta técnica en la limpieza de baños, pequeños trozos de suelo o en la limpieza de oficinas. A veces también se emplea para limpiar maquinaria muy grande y pesada que no es posible desmontar para higieniza por piezas.

Agua a presión en industrias. Consiste en proyectar un potente chorro de agua contra la zona o piezas que se quieren limpiar. Emplear esta técnica implica usar una gran cantidad de agua. Además, tenemos que hacerlo en un espacio adecuado puesto que toda la zona quedará mojada. Así, es preferible realizar la limpieza con agua a presión en exteriores o en una sala donde haya desagües. Precisamente, las encargadas en este rubro son las empresas de limpieza industrial.

Limpieza con vapor seco. Existen máquinas a vapor para la limpieza industrial. Esta técnica consiste en aplicar un vapor que sólo contiene un 5% de agua sobre la zona que necesita una higienización. Desinfecta y limpia en profundidad y de forma ecológica, ya que no es necesario utilizar ningún químico adicional. El propio vapor desaparece sólo, por lo que apenas deja residuos.

Como el vapor seco alcanza grandes temperaturas, sólo los profesionales deben emplear esta técnica. Además, es imprescindible que lleven puestos los equipos de protección individual necesarios, como gafas y guantes.

Se puede limpiar con vapor seco cualquier superficie que aguante bien el calor. Es un método recomendado tanto para interiores como para llevarlo a cabo al aire libre. Precisamente, las encargadas en este rubro son las empresas de limpieza industrial.

Limpieza industrial por remojo o inmersión. Esta técnica es muy útil para limpiar piezas pequeñas o con muchos recovecos y cuya higienización sería complicada de otra manera. Se puede hacer de forma manual, pero muchas empresas cuentan con instalaciones y maquinaria de limpieza industrial específicas para esta tarea.

Estas salas disponen de diferentes cubetas donde las piezas se quedan en remojo. Cada una de ellas contiene diferentes líquidos para higienizar y aclarar varias veces cada pieza. La temperatura de estos químicos oscila entre los 60º y 80º. Algunas de estas cestas agitan el material que hemos introducido para aumentar la eficacia del baño. Precisamente, las encargadas en este rubro son las empresas de limpieza industrial.

En muchas ocasiones, este método se combina con ultrasonidos para potenciar la limpieza. Mientras que la pieza está sumergida en la cubeta, se somete a un proceso de cavitación, es decir, se le aplican diferentes presiones para mejorar el resultado final.

Técnica de limpieza con espuma. Existen espumas muy potentes capaces de llegar a todos los huecos de una pieza o máquina. En primer lugar se aplican sobre el objeto que se quiere limpiar. Se dejan actuar al menos 20 minutos y a continuación se aclara la superficie. De esta forma se elimina la suciedad. Como ocurría con el agua a presión, necesitamos que el agua pueda irse por algún sitio o la sala se encharcará.Precisamente, las encargadas en este rubro son las empresas de limpieza industrial.

Limpieza con chorro de arena. Se utiliza para limpiar algunas máquinas, pero sobre todo para la limpieza de fachadas. Consiste en la aplicación de arena a presión sobre las paredes para eliminar la primera capa de éstas, acabando así con la suciedad superficial. Resulta muy útil sobre todo en espacios donde las paredes se manchan fácilmente de humo y grasa. Si a continuación pintamos la superficie, nuestras fachadas quedarán como nuevas.

Limpieza in situ. Se emplea principalmente con aquella maquinaria de gran tamaño que no se puede desmontar. Precisamente, las encargadas en este rubro son las empresas de limpieza industrial.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *