Trabajos en melamine

Melamine es un tablero de madera recubierto por una lámina decorativa saturada con resinas melamínicas, que se termofunde a ambas de caras del tablero, otorgando una superficie totalmente cerrada, libre de poros, dura y resistente al desgaste superficial. Es un laminado decorativo de baja presión y es considerado una de las mejores
alternativas del mercado de recubrimientos para muebles.

DIFERENCIAS

El laminado de alta presión es una lámina compuesta de varias capas de papeles impregnados con resinas, mientras que el laminado de baja presión se trata de un solo papel impregnado con resinas melamínicas.

La diferencia principal entre ambos laminados, es que el de alta presión requiere un trabajo final de terminación que consiste en pegarlo al tablero a través de técnicas convenciales; en cambio la melamina viene termofundida al material, lo que se traduce en ahorro de tiempo, mano de obra y además brinda el beneficio de no poder despegarse.

La diferencia está en el uso. El laminado de alta presión es recomendado para aplicaciones que requieran de alto tráfico, tales como barras, mesones de locales comerciales, topes de cocinas, entre otras. La melamina se recomienda para todo tipo de mobiliario con tráfico moderado tales como gabinetes de cocinas, dormitorios, muebles para salas, comedor, oficinas, hospitales y locales comerciales.

Melamina es la mejor alternativa de calidad a menor costo, ya que no requiere trabajo adicional de terminación. Las otras alternativas del mercado requieren la compra de materiales adicionales para su acabado tales como: tableros crudos, pegamento, laca, chapilla, etc. que posteriormente necesita de la mano de obra, lo que se traduce en mayor costo y menor productividad.

BENEFICIOS DE MELAMINA

  • Presentación en variedad de diseños, colores y espesores.
  • Superficies de acabados resistentes a la abrasión y al desgaste.
  • Caras impermeables, capaces de soportar altas temperaturas.
  • No se deslamina, ni se deforma.
  •  Ahorro en inventarios, espacio de almacenamiento y tiempo de producción.
  • No permite el desarrollo de microorganismos.
  •  No requiere trabajo adicional de terminación.

En sus diferentes presentaciones de color y diseño, la melamina es un producto que no requiere trabajo adicional de terminación y ofrece las ventajas asociadas a un material industrial.

Las placas de melamina son tableros recubiertos con papeles decorativos tratados con resinas melamínicas. Dichas resinas, de las que el producto recibe su nombre, configuran una barrera altamente resistente respecto de la humedad, el vapor, y diferentes productos químicos. A su vez, la materialidad de este producto se muestra fuerte y resistente respecto a distintos tipos de rayados.

La melamina posee un compromiso respecto del medio ambiente, ya que más de la mitad de la madera que se utiliza para su constitución proviene de la vía del reciclaje. Así, dicho producto posee un bajo consumo de energía para su conformación. A su vez, se considera ecológico, puesto que, genera un bajo porcentaje de residuos favoreciendo de manera considerable la reducción del calentamiento global del planeta.

Los tableros poseen facilidades y ventajas respecto de su incorporación al espacio donde se desee instalarlo. Dichos tableros se pueden mecanizar con la ayuda de distintas herramientas manuales o mediante la utilización de maquinarias específicas.

Así los tableros de melamina se convierten en un producto de fácil transporte y utilización en el lugar de decoración. Se pueden ensamblar y pegar con adhesivos apropiados, unir con clavos, tornillos, pernos y conectores especiales, generando así, uniones limpias y durables.

Los tableros de melamina han adquirido relevancia respecto de su campo de aplicación. Dicho producto puede ser utilizado en diversos locales comerciales, oficinas, hoteles y hogares domésticos. Son muy demandados para realizar divisiones espaciales, puesto que su colocación final otorga tanto prolijidad como elegancia decorativa.

En la actualidad, la melamina juega un papel de mayor importancia respecto de la consideración de arquitectos y decoradores a la hora de realizar construcciones y configuraciones estéticas.

La melamina es una molécula que se utiliza como base en los procesos de síntesis para fabricar resinas, plásticos o pegamentos. Por este motivo, los estudios sobre posible toxicidad que se habían realizado hasta ahora se habían llevado a cabo siempre en el supuesto de exposición laboral (por inhalación o contacto con la piel), no de ingesta.

La primera alerta sobre el efecto que podía tener el consumo de este producto químico llegó el año pasado, cuando se descubrió la adulteración de comida para animales de fabricación China en EEUU. Curiosamente, los efectos que sufrían las mascotas (y que provocaron la muerte de varios ejemplares) eran los mismos que se han visto en esta ocasión en los niños chinos que bebieron leche adulterada: la acumulación de la melamina en el riñón, explica Font.

Sin embargo, “esta intoxicación de las mascotas no representó una preocupación real para los humanos. Primero porque la melamina en sí, tiene una toxicidad muy baja y segundo, porque la dosis que los consumidores pudieran haber recibido en el cerdo o el pollo era muy baja en comparación con la consumida por estos animales en sus alimentos”, aclara Ana Isabel Morales, Profesora de Toxicología de la Universidad de Salamanca

Sin embargo, tras lo sucedido en China, se puede decir que el organismo, sobre todo en el caso de los niños pequeños, es incapaz de filtrar esta sustancia, que se acumula en los riñones provocando la formación de cálculos renales. De momento, sólo se han registrado cuatro muertes entre los más de 60.000 pequeños intoxicados, aunque es difícil predecir cómo evolucionará la insuficiencia renal en cada caso y qué secuelas pueden sufrir en su vida adulta.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *